Related Questions

Cómo Adaptarte con tu Cónyuge para un Matrimonio Exitoso

Solo acepta estas palabras: ‘¡Adáptate a Cualquier Situación!’ ¡Adáptate! ¡Adáptate! ¡Adáptate! No debería haber conflictos en el hogar. Adaptándote traerás armonía durante las situaciones difíciles de la vida. 

¿Por qué debes adaptarte con tu cónyuge?

La razón por la que debes adaptarte es porque cada evento en este mundo tiene un fin; con el tiempo llegará un final, pero si dura mucho tiempo y no te adaptas a él, entonces te dañarás a ti mismo y a tu cónyuge.

Si te adaptas a la otra persona en cada situación, la vida será bella. Después de todo, ¿Qué nos llevaremos cuando llegue la muerte? Alguien puede decirte “endereza a tu cónyuge”, pero si intentas hacerlo, te estarás lastimando a ti mismo. No intentéis mejorar a vuestro cónyuge. Solo aceptadlos como son. Sería diferente si tuvierais una relación permanente con ellos vida tras vida, pero quién sabe dónde estarán en su próxima vida. Ambos morirán en diferentes momentos. Vuestro karma será diferente y también el de ellos. Y si por casualidad logras mejorarlos en esta vida, ¡en su próxima vida “acabarán siendo el cónyuge de otro”!

Por tanto, no trates de mejorarlos. Ellos tampoco deben tratar de mejorarte. Como sean, di para ti mismo, ‘es tan bueno como el oro’. No puedes mejorar las características inherentes y los rasgos de nadie, no importa cuanto lo intentes. Al igual que la cola de un perro permanece torcida, no importa cuánto intentes enderezarla. Por eso se cuidadoso y déjales ser como son. Adáptate a cualquier situación.

Vamos a estudiar diferentes escenarios que pueden surgir en la vida de casados, para entender cómo podemos adaptarnos en ellos y tener éxito en el matrimonio:

No eches más leña al fuego

Suponed que vuestro cónyuge tiene una pelea con alguien y ellos están tan enfurecidos que comienzan a gritaros en cuanto entráis en casa. Pensad en ellos como una olla a presión, se calienta en la parte inferior, pero luego todo el calor sale por arriba, a través del silbato. Entonces ¿qué debes hacer? ¿Debes enfadarte también? Cuando tal evento suceda, debes adaptarte y continuar. No sabéis quién o qué les ha puesto tan furiosos. Por tanto, no debéis permitir que haya una disputa. Si ellos comienzan a discutir con vosotros, solo calmadles.

El Arte de Adaptarte

Dile a tu esposa enfadada contigo por qué sigues en el trabajo y llegas tarde a casa. Ella expresa su desaprobación quejándose, “Llegas tarde. No soportaré esto más.” Cuando ella pierda su templanza, debes decirle, “Sí querida, tienes razón. Si me dices que me vaya, me iré. Si me dices que me siente dentro, me sentaré dentro.” Ella responderá, “No, no te marches. Solo descansa aquí tranquilamente.” Entonces dile, “Si me lo dices, cenaré o si no me iré a dormir,” a lo que ella responderá, “No, toma tu cena.” Esto es adaptarse. En la mañana tendrás una taza de té caliente. Si te enfadas, cuando ella está enfadada, en la mañana te servirá el desayuno con ira. Ella golpeará tu taza de té contra la mesa. Su enfado continuará durante los siguientes tres días.

Puedes pensar: '¿Por qué las mujeres son así?' Pero en realidad las mujeres son tu contrapeso. Ellos son útiles para ti.

‘Una esposa es el contrapeso de su marido.’

Si ese contrapeso no estuviera, el marido caería. Los contrapesos se instalan en los motores. Los motores se estropean sin estos contrapesos. Del mismo modo, las mujeres son el contrapeso de los hombres. Sin una esposa para estabilizarle, el marido caerá. Correrá por todos lados, sin ningún propósito. Va a casa por su mujer. Si no, ¿iría a casa?

Al igual que un carro que necesita ambas ruedas para mantenerlo equilibrado y avanzar, un matrimonio necesita ambos un esposo y una esposa. Los maridos son de hecho, el contrapeso de sus esposas. ¿Cómo es eso? Porque cada uno tiene sus propios rasgos y características. Sus atributos se complementan. Si los rasgos se usan con creatividad y constructivamente entonces, el matrimonio florecerá.

Identifica tu Relación más cercana

Supón que ya has decidido que quieres ir a casa de un amigo por la noche con tu cónyuge, pero cuando llegas a casa, tu pareja está muy cansada. No quiere salir. ¿Qué debes hacer? Date cuenta que para mantener tu palabra con tu amigo no debes terminar lastimando a tu cónyuge, forzándolo a salir. Esto se debe a que, si te metes en problemas con tu amigo, puedes verlo más tarde. Sin embargo, en el hogar, no entres en problemas. Para mantener una buena impresión con tu amigo, no es necesario crear problemas en casa. En realidad, tu cónyuge es más importante que tus amigos. Es tu familia inmediata, por eso no debes tratar de salvar tu amistad a costa de tu pareja.

×
Share on
Copy