Related Questions

Cómo Rezar A Dios

Importancia de Rezar

Rezar es un medio a través del cual te conectas a Dios y recibes energía de Él.

Los rezos son importantes para nuestra elevación general, sin la cual incluso podemos fallar. Cuando rezas a Dios, desarrollas humildad, que es uno de los ingredientes más esenciales para avanzar en la dirección correcta.

Como rezar a Dios

  • Simplemente recitar las oraciones es mejor que no decir ninguna oración en absoluto; pero recitar oraciones con entendimiento e intención dará mejores resultados.
  • Mientras oras, tu foco debería estar en Dios y en las oraciones. No deberías vagar por todos lados.
  • La oración, cuando se hace sinceramente y con un corazón puro, reúne las evidencias correctas a su favor.
  • Las oraciones deberían ser siempre por una buena causa. Nunca deberías rezar por tu propio interés o por algo que podría causar daño a otros. En última instancia, solo te dañará. Cuando rezas por el bien de todos, estás incluido en eso.
  • Reza de una manera que resulte en paz interior y profunda.
  • Incluir las oraciones en tu rutina diaria es un buen hábito, siempre que se haga con entusiasmo y no como una tarea mundana.

Cuándo y por qué rezar:

Como sabes, las oraciones se hacen para servir a una causa particular. Por eso, es tu intención la que presentas ante Dios, y Le pides fuerza para que puedas cumplir esa causa.

Aquí hay algunas oraciones que ayudan mucho en la construcción de un carácter hermoso dentro de nosotros y en asegurar nuestro futuro:

Oración de la mañana

Cuando te levantes en la mañana, reza con una intención pura que:

¡Oh Dios! No quiero dañar a nadie en este mundo a través de mi mente, mi habla o mis acciones.

¡Decir esta oración de corazón y sinceramente traerá un mar de cambios dentro de ti! Todos los átomos de nuestro cuerpo se trasforman en un estado de no lastimar a nadie. Y llegará un día en que realmente nadie saldrá lastimado por ti.

Oración cuando dañas a alguien

Si lastimas a alguien a sabiendas o accidentalmente, pide perdón al Alma interna (Dios) de la persona a quién dañas, con verdadero arrepentimiento en tu corazón.

¡Oh Dios! Te lastimé a través de mis pensamientos / habla / acción. Lo siento, por favor perdóname. No quiero repetir este error otra vez. Por favor dame la fuerza para no repetirlo otra vez.

Tu arrepentimiento debe ser directamente proporcional al daño o remordimiento causado a la persona a la que lastimaste. Si mantienes está práctica regularmente, pronto te darás cuenta que tus relaciones mejoran donde podrían haberse echado a perder, y ayudará a fomentar relaciones saludables por el resto de tu vida.

Rezar para superar tus errores

Los errores suceden; es natural puesto que somos seres humanos normales. Lo importante es ¿cómo ser libres de ellos?

¡El iluminado (Gnani Purush) nos muestra el camino inmaculado para surgir libre de nuestros errores!

Haz una lista de los errores que suceden durante el día. Por la noche, antes de ir a dormir, asegúrate de pedirle perdón a Dios por cada elemento de tu lista.

¡Oh Dios! Hice este error. ¡Por favor perdóneme! Y por favor concédame la fuerza para no repetir este error otra vez.

Los errores se repiten porque nunca hemos orado a Dios en el pasado para superarlos. Ahora, a través de decir la oración de arriba, los errores más pequeños comenzarán a desaparecer y los errores más grandes comenzarán a ser más leves. No hay nada mejor que superar nuestros errores. Por eso, haz esta plegaria regularmente, pero con un espíritu positivo y no con culpa depresiva, para ayudarte a superar tus errores.

Plegaria para estudiar bien (sea académico o espiritual)

Siéntate en un lugar tranquilo. Cierra tus ojos y recita lo siguiente durante 10 minutos, visualizando mentalmente cada letra que recitas.

Dada Bhagwan na Aseem Jai Jai kar Ho!"

Dada Bhagwan es el Alma Pura residiendo dentro de nosotros. También puedes decir el nombre del Dios al que adoras, si lo deseas.

Puedes encontrar el audio de Dada Bhagwan na Aseem Jai Jai kar Ho!" aquí.  

Plegaria cuando alguien nos está causando problemas

Cuando alguien te está acosando y sientes odio por esa persona, estarás inquieto y además esa persona guardará rencor contra ti. En vez de eso, ora de corazón al Alma Pura de esa persona:

¡Oh Dios! Que esa persona pueda obtener el conocimiento correcto para que pueda observar sus errores y también salir.

Hacer esto te mantendrá en paz y con tus plegarias, la otra persona también podría mejorar gradualmente hacia ti.

Plegaria cuando alguien se está muriendo

Di esta plegaria con todo tu corazón. Lo seres queridos, si es necesario, pueden ayudar a la persona moribunda a hacer estas plegarias, y asegurarse de que permanezcan en la continua contemplación de Dios y hagan la intención correcta con una hoja de ruta clara en su mente:

¡Oh Dios! No tengo deseo por nada temporal en este mundo. Todo lo que deseo es la liberación. Por favor, esté presente en el momento final de mi vida. ¡Esté conmigo hasta mi liberación final! ¡Que mi próxima vida esté al abrigo de sus pies divinos!

Plegaria por fuerza y desarrollo espiritual

Sufrimos en nuestra vida debido a la carga de karmas que se encuentran en nuestra Alma. A media que los karmas se reducen, empezamos a ser puros y nuestro sufrimiento se reduce. Solo recitar las siguientes nueve preciosas oraciones, que contienen las más altas intenciones, te ayudará lenta y constantemente a volverte puro en todos los aspectos.

  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no dañar, ni causar a nadie ni animar a nadie a dañar, el ego de ningún ser vivo ni en lo más mínimo. Por favor, dame la suprema fuerza para conducir mi habla, mis pensamientos, y mi acción en una manera que el ego de ningún ser vivo sea dañado en absoluto.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no dañar, ni causar o animar a alguien a dañar, ni en lo más mínimo, la fundación de ninguna religión. Por favor, dame la suprema fuerza para conducir mi habla, mis pensamientos, y mis acciones en una manera que no se dañe la fundación de ninguna religión en absoluto.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no criticar, ofender o insultar a ningún sacerdote, monje, monja o líder religioso.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no tener aversión u odio, ni causar o animar a nadie a tener aversión u odio, a ningún ser vivo en absoluto.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no hablar ni provocar o animar a nadie a que hable el lenguaje más duro o doloroso hacia ningún ser vivo. Si alguien utiliza un lenguaje duro e hiriente, por favor, dame la fuerza para responder solo con un lenguaje suave y amable.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no consentir ni provocar o animar a nadie a consentir, el más mínimo de los pecados, deseos, gestos o pensamientos sexuales hacia ningún ser vivo, sea varón, hembra o neutro. Por favor, dame la suprema fuerza para permanecer libre de los impulsos y pasiones sexuales para siempre.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no absorber ningún sabor en particular. Por favor, dame la suprema fuerza para tomar una comida equilibrada.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para no criticar, ofender o insultar a ningún ser, esté presente o no, vivo o muerto; ni a causar o animar a nadie a criticar, ofender, o insultar a ese ser, en lo más mínimo.
  • ¡Oh Dios! Por favor, dame la suprema fuerza para ser un instrumento en la salvación del mundo.

La plegaria siempre se hace a través del corazón, y no a través del intelecto. Cada vez que estés tenso o preocupado, confuso o en duda, solo relájate y reza a Dios. Pronto encontrarás el camino a seguir y llegará una solución. ¡Ese es el poder de las plegarias!

×
Share on
Copy